Gestación

La semana 40 de gestación

Sugerencias y dudas en las cuarenta semanas de gestación de tu bebé, un periodo en el que se deben realizar todos los pasos de forma correcta para su salud.

Nueve meses de espera, tiempo en el que arriba la semana 40, momento en el que ya estás preparada para ser mamá y tener en brazos a tu hijo e hija. ¡Ojo! También puede ser que nazca una o dos semanas luego.

Seguramente al sentir los movimientos de tu bebé, y mucho más las pataditas, te sentís feliz y próxima a conocerlo. Sin dudas, éstos son buenos síntomas, que vienen de la mano de gran salud. Si no sientes el movimiento, el estímulo para él o ella puede ser comer galletitas o tomar algo con azúcar, ya que esto es lo que aporta energía y hará que se mueva. A pesar de esto, hay que tener cuidado si pasa mucho tiempo sin sentirlo, en este caso es recomendable acudir al médico.

Otro motivo para ir al hospital es si las contracciones, en ésta semana 40, no son continúas. Recordar que en este lapso cualquier síntoma puede significar que llegue el parto, hecho que sucederá si cada cinco minutos y de manera regular se sienten las contracciones.

Tu bebé estará al 100% cuando el tamaño es entre 48 y 53 centímetros con un peso entre tres y cuatro kilos y medio, cifras que dependen si es nene o nena. Lo normal es que los chicos sean más altos y pesen más.

Hay casos y casos, pero por lo general, tienen pelo y uñas largas, con las que pueden arañarse la cara. Su cráneo tiene los huesos separados y así estarán para que la cabeza pueda comprimirse lo necesario para atravesar el momento del parto.

Nervios y ansiedad mandarán en tu estado de ánimo en los días previos a tener a tu bebé. Los médicos, siempre, tienen que conocer tu estado, la del bebé dentro del útero, el estado de la placenta y del cuello uterino. Si hay mucha dilatación, pasarás a la sala de parto, allí se realizará un trabajo hasta que la fase de la misma llegue a los 10 centímetros. Una opción puede ser que el bebé esté colocado de nalgas o transversal, en éste caso la fase de dilatación no se hará y se programará una cesárea para que des a luz.

La ansiedad y el nerviosismo son acompañantes fieles a los antojos. Estos caprichitos de mamis se relacionan con comida más asiduamente que lo común. Es preferible pensar en productos saludables, como verduras, frutas y yogures, para dejar de lado snacks y refrescos azucarados. Un tema primordial a atender es la alimentación, respetar cinco comidas al día, mínimamente. Así, desaparecerán los bajones de energía, en la semana 40 el crecimiento de tu útero y del bebé están en el momento más alto, y el cansancio y agotamiento será más de lo normal.

Además de comer, hay que tomar. La hidratación es clave. Al menos dos litros de líquido cada 24 horas entre agua, sopas e infusiones es lo recomendable para cuidar tu salud y la del bebé. Todo esto es importante también para tener la mayor energía en el momento del parto, sin dejar de lado que los nutrientes ingeridos serán para el desarrollo de tu bebé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: